28.11.12

Zapaterías de novia en Madrid


Estas son las zapaterías de novia más conocidas de Madrid, las cuales yo recorrí en busca de mis zapatos:

Emilio Badiola: Calle de Alcalá, 100   

Di Dom: Calle de Goya, 17

El tocador de la novia:   Calle de Castelló, 51   - No sólo zapatos, también recomiendo visitarla  para todo tipo de detalles.

Eva novias: Calle de Goya, 84

Zapatos Tiffany: C/. Lagasca 42  - También tienen zapatos a medida pero a un precio muy elevado. Si se buscan zapatos a medida, mejor la siguiente dirección.

Bruno Paoli: C/ Infanta Mercedes, 6.-  Podéis personalizar vuestros zapatos de novia o de fiesta, con la tela o piel de color que necesitéis y os hacen los zapatos expresamente para vosotras, que puede ser con el largo de un número y el ancho de otro para que estéis más cómodas. El precio depende del zapato que elijáis.

Jose Illana: c/ Ávila, 33 - zapatos de novia a medida . Esto está al lado de la calle Infanta Mercedes, donde hay un montón de zapaterías con muchos zapatos de novia, por si queréis echar un vistazo.

En esta última es donde yo me hice mis zapatos. Me costaron 70 euros (bueno, en realidad a la amiga que me los regaló). Creo que ahora han subido un poco de precio, a unos 80-85 euros. Personalizan los zapatos como en Bruno Paoli. Os dejo una foto de los míos para que los veáis. 



Y os dejo también la foto de mis alpargatas de novia para el baile, del El Corte Inglés (69 euros).








27.11.12

Consejos para la elección del vestido de novia

El vestido de novia puedes empezar a buscarlo entre 6 y 9 meses antes de la boda. Esto significa que tienes tiempo de sobra para tomar la elección con calma y que podrás probarte todos los vestidos que quieras. Aprovecha, disfrútalo y no te precipites en la elección final, aunque lo más seguro es que te quedes con el primero que te guste, ya que suele pasar muy a menudo. No te dejes presionar por los vendedores, que suelen presionar con que si te hacen un descuento y que, si no lo compras ya, puede que el descuento se acabe, cuando la mayor parte de las veces no es verdad.

Normalmente aconsejan tener en cuenta el tipo de ceremonia y la época del año. Yo aconsejo que sólo tengas en cuenta el vestido que te gusta y que te apetece llevar. Con el que te sientas tú misma, cómoda (lo agradecerás el día B), elegante y fiel a tu estilo. Es tu día, te lo puedes permitir.

Llévate a pocas personas de total confianza, objetivas y que te quieran y te conozcan, que te acompañen a elegir el vestido de novia y te asesoren sobre cuál te favorece más, aunque debes tener en cuenta que la decisión final es tuya.

Nunca descartes vestidos sin probártelos, ya que por experiencia te digo que no tienen nada que ver los vestidos cómo se ven en las fotos de los catálogos a cómo quedan luego puestos. Incluso la tela se ve muy distinta en papel con respecto a la realidad.

Cuando lo encargues avisa de que no te cojan la talla muy justa. Hay marcas que tienden a pedirlo muy justo asumiendo que las novias siempre adelgazan, y es mucho más difícil arreglar bien un vestido que queda estrecho que uno que queda ancho. En este caso, sigue el refrán "Más vale que sobre que no que falte".

En cuanto a los complementos (velo o mantilla, bolero, zapatos, etc..) puedes dejarte aconsejar por las dependientas. Ellas tienen más experiencia y saben lo que le va a cada vestido.

Lo más importante es que escojas un vestido con el que te sientas agusto, cómoda y que te haga sentir que ningún otro te sentará igual.



Mi experiencia con el vestido de novia

Queridas novias, la magia existe, y la prueba de ello es el momento en el que encuentras tu vestido.. o cuando te encuentra él a tí. Cuando te lo pruebas por primera vez hay algo que te dice "Es este" y automáticamente te imaginas con él puesto el día de la boda.

El primer vestido que me gustó buscando por Internet fue el modelo Tampico de Pronovias:


Pero  como no lo tenían en la tienda y lo tenían que pedir a Barcelona, mientras lo traían fui a otra tienda que encontré por casualidad dando un paseo por el centro de Madrid. La marca era Novissima (Charo Peres), la misma marca del vestido de novia de una de mis mejores amigas, y subí a pedir el catálogo. En vez de eso, me dieron cita para la semana siguiente y allí fui. Me probé unos 8 vestidos, pero cuando me probé el mío supe instantáneamente que iba a ser difícil de superar. Todavía recuerdo cuando lo ví en la percha y dije ¡qué bonito! ¡me lo pruebo!. Porque en Charo Peres me dejaron ver los vestidos directamente en las perchas, además de los que tenían en el catálogo. 

Os presento a mi vestido:



Y aunque fui a Pronovias, y me probé el modelo que os he enseñado y alguno más como el que os muestro a continuación, no tuve dudas y me quedé con el anterior. Era el qué más me hacía sentirme yo misma.


Lo acompañé de una preciosa mantilla, que hacía juego con el encaje de delante y adornaba la parte de atrás que era bastante sencilla. La dependienta, Maribel, fue un encanto y una gran profesional y desde aquí le doy las gracias.

26.11.12

El baile

El baile siempre empieza con los novios bailando solos por primera vez como marido y mujer. Para ello podéis optar por el tradicional vals o por una canción que os guste o que sintáis como vuestra, que represente a vuestra relación.  

Si escogéis el vals, podéis bailar un trocito sólos y que luego se unan a vosotros vuestros padres y hermanos. Si elegís otro tipo de canción, si es lenta, procurad que sea cortita para no aburrir a los invitados.

Nosotros escogimos una canción que no es un vals pero tiene un ritmo parecido para bailarla. La escogimos un día que estabamos limpiando la casa y mientras escuchabamos el disco de Dean Martin. Cuando sonó esta canción mi marido se paró y me dijo, este podría ser nuestro vals... y le cogí de la mano y empezamos a bailar, y en ese momento decidimos que esta sería nuestra canción. Se llama "That´s amore" y podéis escucharla aquí.

Existe la opción de hacer algo más original, si la pareja os acompaña, claro. Consiste en montar una coreografía con alguna canción más movida y sorprender a los invitados, cosa que anima bastante el principio de fiesta. Como ejemplo, este video de baile nupcial con la BSO de Dirty Dancing.

En cuanto a la elección del DJ para la fiesta, es muy importante que le dediquéis tiempo a escoger el adecuado, pero no a elegir absolutamente todas las canciones que suenen, ya que esto puede ser un error. Debe ser el DJ el que vaya cambiando las canciones y los estilos según vaya viendo el ambiente en la pista. Eso no impide que le déis una lista de canciones imprescindibles, pero no con más de 10 ó 15 canciones. Si hacéis bien la elección podéis confiar en él en este aspecto y creedme que es una parte muy muy importante de la boda que merece la pena cuidar, ya que no todos los DJ son iguales. Procurad que tenga experiencia, que sea amable y que también atienda las peticiones de vuestros invitados. Yo no me canso de recomendar a Juanma de Tribal Audio, ya que todavía nos están diciendo los invitados lo bien que lo hizo, además de ser un encanto y ayudarnos a toda la familia en todos los detalles. 

Las recomendaciones de Tribal Audio a la hora de seleccionar la música para la boda son las siguientes:

"En principio todo está permitido, siempre y cuando no se abuse de algún estilo en concreto. Desde el rock más duro, el heavy o el techno más oscuro pueden tener cabida pero siempre debe primar un estilo variado, bailable y comercial, eso como norma para que nadie se aburra. Algunas parejas vetan algún estilo de música que no les guste nada o prohíben canciones concretas que no les apetece. Entre ellas las típicas de moda o clásicos como el Paquito Chocolatero que en muchas bodas se prohíbe. En estos últimos meses una canción muy pedida y a la vez rechazada por muchos es el “baile del caballo” (PSY – Gangnam Style”) o en el año 2008 el famoso Chiki-chiki odiado por muchos novios y constantemente pedido por muchos invitados por aquel entonces. El repertorio debe contener música variada de todos los estilos y épocas, desde los 60´s a los 90´s, incluyendo los éxitos comerciales del momento, así como las peticiones de los invitados y esas canciones especiales personalizadas para invitados en concreto. Nunca debe faltar un Rock & Roll y alguna de Juan Luis Guerra, éxito asegurado. "

También podéis contratar música en directo, es decir, un grupo o una orquesta. El precio será más elevado, pero si te lo puedes permitir puede ser una buena opción, ya que permite introducir un componente de animación en la boda.


La música de la Iglesia

Si os casáis por la Iglesia, os recomiendo contratar música en directo. A los invitados les suele encantar y da una atmósfera preciosa a la ceremonia. Nosotros contratamos un cuarteto formado por piano, violín, oboe y soprano. En un principio ibamos a contratar un terceto de piano, violín y soprano. La soprano para mí era imprescindible porque quería escuchar el Ave María de Shubert cantado, y el piano y el violín me parecían la mejor opción de acompañamiento, así como lo mejor para el resto del repertorio. 

Finalmente, a ese terceto añadímos un cuarto que fue el oboe, ya que quería entrar en la Iglesia con la BSO de la Misión de Morricone y me aconsejaron que para esa canción era imprescindible ese instrumento, y luego me alegré porque a las demás canciones también le dio un toque muy bonito. De todas maneras, con un terceto creo que es suficiente. 

Este fue el repertorio que escogimos:

Recepción de invitados
Primer movimiento del concierto para Violín, Oboe y Orquesta, BWV 1060, J.S. Bach
“Música Acuática” suite nº1 en Fa “Hornpipe”, G.F.Haendel.
“Arrival of the queen of Sheba” de la sinfonía “Salomon”, G.F. Haendel.
 Entrada del Novio
“Prince of Denmark’s March”,Rondeau en Re Mayor, J. Clarke.
Entrada de la Novia
“Gabriel’s Oboe” de  E. Morricone .
Salmo responsorial 
“How beautiful are the feet of them” Aria del Oratorio “El Mesías”, G.F. Haendel
Aleluya
”Alleluia”, L.Cohen
Consentimiento
“Hasta mi final”, Il Divo.
Bendición y entrega de los anillos
“Air”, 2º movimiento de la Suite nº 3 en Re mayor, J.S. Bach
Ofertorio
“Ave María” Op. 52, nº6, F. Schubert.
Santo
“Sanctus” de la Misa Choral BWV325, J.S. Bach
Consagración
“Arioso” del concierto para Clave en Fa menor, J.S. Bach. 
Comunión
Lascia ch’io pianga” de la Ópera Rinaldo, G.F. Haendel.
“Concierto de Aranjuez”, J.Rodrigo.
Bendición sobre los esposos
“Moon River”, de la B.S.O. de “Desayuno con diamantes”, J.Mercer 
“Nulla in mundo, Pax sincera” Motete RV630, A.Vivaldi 
Firmas de novios y testigos
"La música notturna delle strade di Madrid” Op.30 nº6, L. Boccherini. 
“La Vita è bella”, de la B.S.O. de la película “La vida es bella”, N. Piovani.
Salida 
Marcha Nupcial de “El sueño de una noche de verano”, F. Mendelssohn.

Espero que os haya servido, tanto para guiaros en las partes que suele tener una ceremonia religiosa y dónde poner música, cómo para ir confeccionando vuestro propio repertorio.




15.11.12

Fotografía:preboda y postboda

Hoy en día tenemos nuevas posibilidades en cuanto a los reportajes de Boda. Además del reportaje del día del evento, los fotógrafos ofrecen también los preboda,  los postboda o las sesiones "Trash the dress".

Los reportajes Preboda son reportajes de fotos un tiempo antes de la boda, vestidos con vuestra ropa habitual por lugares que os gusten. Estos reportajes os servirán tanto para familiarizaros con el fotógrafo para el día de la boda y así estar más relajados, como para guardar un bonito recuerdo o incluso utilizar esas fotos en algún detalle de la boda, como hacer un libro de firmas con fotos vuestras del preboda o ponerlas en las invitaciones.

Los reportajes Postboda y las sesiones"Trash the dress": Son fotos que se realizan días después de la boda, volviendo a ponerse los trajes de novios.

Para este tipo de fotografías suelen buscarse localizaciones singulares para dar a las fotos un toque divertido y original. Algunos espacios para la sesión son:
  • Playas
  • Bosques o parajes naturales
  • Fábricas abandonadas
  • Callejones de piedra o en ruinas
  • Castillos o iglesias antiguas
  • Ríos o lagunas
  • Bajo el agua
  • Pueblos bonitos
  • O ciudades grandes para un reportaje urbano
En una sesión trash the dress puedes lograr imágenes que vayan con tu personalidad, tus hobbies o aquello que siempre deseaste hacer y fotografiar. Los novios deben estar dispuestos a ensuciar sus trajes para lograr imágenes hermosas y personales: sentándose en la arena, metiéndose en el agua, corriendo por un prado…

Fotografía: tipos y consejos

Merece la pena no escatimar demasiado con las fotos de la boda. El reportaje fotográfico será el recuerdo que perdurará toda la vida y que podréis disfrutar siempre y enseñar a vuestros hijos. Por experiencia os digo que os encantará revivir el día a través de las fotos. Para que os hagáis una idea, el reportaje de fotos que incluya CD con todas las fotos, Album grande y 2 Albums pequeños para los padres os puede costar entre 1.500 - 2.500 euros. El vídeo otros 600-800 euros.

Tenéis dos posibilidades para realizar el reportaje fotográfico: la tradicional, con su posados y fotos de familia, o la fotografía de boda espontánea. En mi opinión, el reportaje es lo bastante amplio como para que tengan cabida los dos tipos de fotografía. Si encontráis un fotógrafo que realice ambos tipos de fotos, tendréis el reportaje más completo.

Como consejo, si contratáis un fotógrafo más tradicional, podéis buscar en Internet fotos de boda más espontáneas que os gustaría tener, imprimirlas y dárselas  para que os las haga ese día de manera similar. Pero no le deis demasiadas, hay que dejarle tiempo para que os haga también las que él estime oportunas, ya que si le habéis elegido será porque os guste su estilo.

Muy importante: si queréis tener fotos con todos vuestros invitados, a la manera tradicional (posado) es imprescindible que lo organicéis. Lo ideal es hacer las fotos en la Iglesia, a la salida de la ceremonia o durante el cóctel. Lo  podéis organizar por grupos y pedir ayuda: o bien designáis a un responsable por grupo para que esté pendiente en el momento que decidáis hacer las fotos y reunir a todos los que deban estar en esa fotografía, o bien una o dos personas cercanas a vosotros que lleven una lista de los grupos a reunir y el orden en el que se harán las fotos para que las vaya llamando y reuniendo mientras el fotógrafo y vosotros permanecéis en el sitio en el que os queréis hacer las fotos. Si no lo organizáis lo más probable es que luego sea muy difícil reunir a la gente y os acaben faltando fotos.

Otro consejo: Mucho mejor si van dos fotógrafos, así podrán captar más momentos, como por ejemplo fotografiar a la vez tanto a la novia llegando al altar como la cara del novio esperándola. Esa es una de las cosas que faltó en mi reportaje de boda. Por otros familiares que se han casado después, he visto que hay estudios que llevan dos fotógrafos, y eso me hubiera gustado aunque me hubiese costado un poco más.